Imagen

Ale y el arte de ser mujer

“Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados”

Así acreditan a Frida Kahlo, diciéndose ella ser en superlativo de los “estrelladísimos”. Kahlo nació ciertamente con estrella, ángel y un destino glorioso, pero tapizado de dolor y llanto, pérdidas y trozos de ella misma que iba dejando en pintura, en manchas de sangre, en lágrimas que de sus dedos pasaban al carboncillo y después al óleo.

Ser mujer no es ser artista en todas las ocasiones, no se podría llamar así a algunas tenebrosas féminas como Elba Esther Gordillo o la “mataviejitos”, asesina serial famosa hace algunos años. Incluso las ladys de los memes y los virales son más una exposición de las debilidades de la humanidad más que de sus glorias. Pero hay ocasiones en que ser mujer es ser arte.

¿Qué hace a una mujer ser arte? Su belleza no es suficiente, tampoco los paradigmas armoniosamente blasfemos que se dibujan en empalagosas amarguras teñidas de arcoíris y palabritas bobas. No se trata de unas piernas largas, cara de ángel o curvas generosas. Una mujer es arte cuando camina por la vida siendo ella misma y creando belleza con sus acciones, con su trabajo, sus sueños y sí, incluso a veces con su cuerpo.

Arte mujer

Ale Arguelles es una de las modelos xalapeñas más buscadas y apreciadas en la ciudad por la estética de su presencia, por la paz que transmite su mirada, por lo bien que le luce cualquier prenda. Y nosotros tuvimos el año pasado la fortuna de trabajar en esta sesión que celebra el arte de ser mujer en uno de los más característicos y tradicionales espacios para la cultura en Xalapa: El Centro Recreativo Xalapeño, esa vieja casona ubicada en la esquina de Insurgentes y Xalapeños Ilustres que es ahora meca del arte y el saber en la capital de Veracruz. No cabe duda que Ale sabe ser arte.

 

Ale Arguelles