Bacterias y parásitos pueden estar detrás de una colitis: IMSS

Publicada en Publicada en Noticias

La colitis es la inflamación de la mucosa del intestino grueso que origina síntomas de diarrea, dolor y distensión abdominal, flatulencia y deshidratación, manifestó el médico de la Coordinación de Prevención y Atención a la Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Luis Barradas Velásquez.
Explicó que existen muchos tipos de colitis y sus causas son muy variadas: desde enfermedades primarias, irritaciones del intestino por alteraciones de la flora bacteriana y uso de antibióticos, hasta parásitos (Ameba o Entamoeba histolytica), bacterias (Campylobacter, Salmonella typhi, Shigella), virus o ulceraciones.
“Cada tipo particular de colitis presenta características especiales que dependen de la longitud y el espesor de la pared intestinal comprometidos en el cuadro, esta enfermedad si no se trata eficazmente puede ser peligrosa”, subrayó.
Barradas Velásquez agregó que además de los síntomas de diarrea, dolor abdominal, flatulencia y deshidratación, se pueden presentar: fiebre alta e inflamación del peritoneo, como en el caso de la colitis ulcerosa que manifiesta obstrucciones intestinales.
“La colitis también presenta formación de fístulas entre dos tramos del intestino o de abscesos, como en la enfermedad de Crohn. La diarrea puede ser acuosa y sanguinolenta, como en el caso de la colitis hemorrágica, lo que causa gran deshidratación, anemia y debilidad.
Asimismo, dijo, que un tipo de colitis que afecte la pared en todo su espesor puede originar un íleo, que es la interrupción de los movimientos de dicha pared y el detenimiento del tránsito intestinal.
Con respecto al diagnóstico, comentó que se establece con base a la sintomatología del paciente, aunque es necesario un análisis de sus deposiciones que incluya estudios parasitológicos y coprocultivo (cultivo de las heces) los que ayudan a establecer el diagnóstico.
“En los casos en que se sospecha una enfermedad inflamatoria de base, se puede hacer una inspección del colon. Las radiografías de abdomen con enemas de bario también pueden contribuir al diagnóstico”, complementó.
Finalmente expuso que para tratar las infecciones, se pueden administrar antibióticos o antiparasitarios, según el caso. En líneas generales, indicó el médico, será necesario que a la par del tratamiento farmacológico, se ingieran suficientes líquidos para reponer lo que se ha perdido y mantener una dieta blanda.

Deja un comentario