El berrinche de Sandro ¿a quien beneficia?

La salida de Sandro Francisco Gomez Valdes del PRI es la nota del día de hoy en Veracruz, sobrepasando los temas electorales, sobre todo porque este personaje amenazó de llevarse con él a 20 mil jóvenes militantes. Lo interesante es que en realidad nunca tuvo liderazgo o influencia real (por lo que es una mentira eso de que se va acompañado de tantos como presume) pero a pesar de ello, se le toleró al interior de su partido por demasiado tiempo. Múltiples elecciones, desplantes ridículos, borracheras, parrandas con excesos varios, violencia de género, golpeteos internos para obtener “posiciones” y ahora se va con enojo y berrinches de un partido con el que colaboró para hacerle mala fama. Se va porque ya no le dejan hacer lo que quiere o porque ya no lo aguantaron. Adicionalmente, el “oso tequilero”, Iván Vicente Alarcón, ¿también se va? Algunos dicen haberlo reconocido usando la máscara de Blue Demon mientras quemaba una playera blanca en la conferencia de prensa. ¿Se van los dos?

La pregunta lógica ¿Por qué ahora? ¿Por qué apenas? Sus excesos eran la constante en las pláticas de los priístas del estado. Lo que el Revolucionario Institucional en Veracruz (y el país) necesita es una limpia, pero no de mal de ojo, sino de esos entes ridículos que han construido la imagen corrompida que la gente tanto odia de ese instituto político. Si el PRI quiere credibilidad debería echar fuera a todos esos entes negativos que hay… y ojo, que algunos están llegando a lugares de influencia con la nueva dirección de Américo Zúñiga, malos consejeros antes y malas compañías hoy. Así como se aplaude la salida de Sandro, seguro se aplaudiría la salida de muchos que están allí sólo por afinidad personal pero no por política ni por talento propio.

Si el PRI quiere el voto de la gente, la mejor manera de recuperar la confianza no es presumir lo bien portado que es su candidato a la Gubernatura, sino barriendo la casa bien, sacando las cucarachas de abajo de los muebles pero también cuidando que no hagan nido otros inquilinos innecesarios.

Publicado en El Comentario del Samurái.

admin

Deja un comentario