El Comentario del Samurái

El iPhone 6 en México y el costo de ser geek

Publicado el

La tecnología tiene un costo, eso siempre se ha sabido y en algunos casos los costos son extremadamente elevados. Siempre se ha dicho que los productos Apple son los más costosos de la industria y debo decir que es verdad, sin embargo, también debo decir en honor a la verdad que son los mejores: uno paga por lo que obtiene. En México, los nuevos iPhones aparecerán aproximadamente a inicios del mes de octubre, ya a la puerta, en la tienda en línea Linio. Los costos van desde los $15,300 para el iPhones 6 de 16Gb hasta los $22,000 para el iPhone 6 Plus de 16Gb también. Sí, 22mil pesos por un teléfono.

Es aquí donde la gente se queja: ¿Para qué gastar tanto en un teléfono gigante que “además se dobla si te sientas en él”? Es cosa de poner las cosas en perspectiva. El iPhone 6 Plus es un equipo con la mejor pantalla del mundo, la más alta resolución y mayor densidad de pixeles. No es común que se doble, eso sólo son accidentes que se han difundido para minimizar su récord de ventas globales. Lo mejor, es su cámara que compite severamente con las cámaras profesionales de video con un estabilizador físico y digital. No todos podemos pagar un equipo así, pero no todos lo necesitamos. Quejarse de ello es como quejarse de un nuevo Porsche bi plaza porque no caben la suegra y el perico o quejarnos de un trailer porque no cabe en nuestra cochera. Los celulares no son más sólo equipos para llamar, son plataformas digitales de conexión completa que nos conectan a todas horas y en todas partes; las computadoras portátiles y de escritorio irán acabando y estos móviles se irán acoplando a lo que cada uno necesita. ¿Lo necesitas? Lo tienes. Hace 30 años se creía que tener una computadora en casa era un lujo y una estupidez, no se diga leer libros en tablets o llevas datos de salud y posicionamiento global gracias a relojes. Este es el futuro, acostumbrémonos y dejemos de añorar una época en la que lo único que nos preocupaba darle cuerda cada noche a nuestro reloj en lo que se desocupaba la línea de teléfono de casa para poder recibir una costosa llamada. El mundo es otro, es el futuro y no vamos a detenernos sólo porque cueste caro o porque añoremos el pasado, porque el tiempo sólo se mueve hacia adelante, se quede quien se quede atrás.

Deja un comentario