¡Hagamos equipo!

Publicada en Publicada en Jueves de Mariell, Opinión

Por Mariell Díaz Zúñiga

Soy amante de observar los regalos que nos hace nuestra Madre Tierra en el transcurso del día; desde observar el atardecer con las parvadas de aves que buscan su nido en conjunto para descansar, hasta ver el magnífico y ejemplar trabajo en equipo de las hormigas. Su perfecta organización y su envidiable comunicación.
¡Imaginemos! Si cada uno de nosotros hiciéramos las funciones que nos corresponden en nuestra vida cotidiana, en el tiempo y forma correcta, añadiendo entusiasmo y cordialidad, con el fin de apoyar a los demás de forma solidaria, dejaríamos a un lado el ego e individualismo. Si pusiéramos en práctica todo lo anterior, nuestras instituciones se moverían como perfectos engranes logrando mayor eficacia y productividad todos los días.

Suena fácil la palabra “equipo”, pero significa más de lo que nos figuramos. A mi opinión, la sociedad está conformada por equipos, ya sean los amigos, las relaciones sentimentales, el timón de la familia (mamá y papá) grupos laborales y escolares. Todos ellos realizan actividades, con el fin de alcanzar un objetivo determinado. Y que sobretodo, el resultado sea de manera justa y favorable para cada uno de los miembros que lo integran.

Muchas veces preferimos trabajar de manera individual que en equipo, no obstante, si analizamos la parte enriquecedora de operar en conjunto podríamos notar que es más eficaz, pues en la unión está la fuerza, y atrás de un gran hombre y/o mujer de resultados hay un excelente equipo de trabajo.

A mi punto de vista, quien sabe realmente cómo convivir en equipo en todo momento, se gana en automático mi admiración, por el motivo de que sinceramente existen pocas personas que tienen la virtud de relacionarse y organizar a una micro sociedad.

Para lograr una convivencia efectiva en cierto grupo, considero que la comunicación, responsabilidad, tolerancia, amistad, creatividad, solidaridad y unión son las piezas claves para lograr excelentes resultados y sobre todo mantener un ambiente armónico para con los demás.

Recordemos el dicho “dos cabezas piensan mejor que una” y de hecho, es mejor tomar decisiones en conjunto y de manera democrática, porque todos los que integran un equipo tienen diversas estrategias, ideas innovadoras y brillantes, ya que sin duda, en algún momento existe la probabilidad de juntar todas estas herramientas y crear una nueva. Sólo se necesita aceptar y reconocer las fortalezas y habilidades de cada uno de los integrantes del equipo.

Del mismo modo, en cualquier equipo debe de tomar el liderazgo una persona capaz y astuta para poder resolver los conflictos que se presenten en cada una de las circunstancias a futuro; debe hacerlo con sencillez y humildad, con el fin de poder ser un instrumento generador de un buen ambiente de trabajo, también debe de estar al pendiente de las necesidades de los demás, sobre todo tiene que ser un monitor y no un dictador.
De igual manera, en todo momento el líder debe reconocer el buen trabajo de todos los integrantes a su tiempo. Del mismo modo, tiene que hacer uso de la palabra cuando algo en el equipo se encuentre en decadencia y/o en crisis.

Lo interesante de trabajar de esta forma, es que, o todos ganan o todos pierden, ya que al final es suma y esfuerzo de cada quien que lo conforma.

En conclusión, te invito a conocer y reconocer a tu equipo. No tengas miedo a fallar en algún proyecto o sueño, pues los que están a tu lado no te dejarán caer solo, al final de todo. ¡Son equipo!

Como dice el creador de la fantasía en el mundo, Walt Disney: “Puedes diseñar y crear, y construir el lugar más maravilloso del mundo, pero se necesita gente para hacer el sueño realidad”.

Twitter: @dzmariell
Intagram:@dzmariell

Deja un comentario