Jack London fue corresponsal durante la defensa del puerto de Veracruz en 1914

Publicada en Publicada en Noticias
  • A los 17 años había sido cazador de focas, había navegado por la costa de Japón y el mar de Bering, fue pirata de ostiones, trabajó en una fábrica de latas, en una lavandería y en un molino de yute

Xalapa, Ver.- Jack London, autor de Colmillo Blanco, La llamada de la Selva y Relatos de los Mares del Sur, entre otros textos, era amante sagaz de las grandes emociones; desde su precaria infancia y adolescencia se había autodenominado hobo, un obrero temporal que suele migrar, un vagabundo; así, vagabundeando, consiguió que el semanario Collier’s, The National Weekly lo contratara como corresponsal de guerra durante la toma y ocupación del puerto de Veracruz el 21 de abril de 1914.

Para el apasionado hay nombres fundamentales como Justino N. Palomares, poeta duranguense que relató este pasaje histórico; no obstante, entre las noticias que van y vienen es sorprendente encontrar nombres que causan polémica. Tal es el caso del escritor norteamericano Jack London.

A los 17 años había sido cazador de focas, había navegado por la costa de Japón y el mar de Bering, fue pirata de ostiones, trabajó en una fábrica de latas, en una lavandería y en un molino de yute, donde apenas le pagaban 3 dólares por 13 horas de trabajo.

Un día, su madre le habló sobre un concurso en The San Francisco Call, cuyo premio era de 25 dólares al mejor artículo descriptivo. London ganó con el relato Typhoon Off the Coast of Japan, con el cual se inició como escritor sin dejar de ser obrero. Los biógrafos de London coinciden en que perteneció a una casta de escritores que se enlistaban en los trabajos más disonantes para vivir las experiencias más insólitas, las cuales fueron su fuente creativa.

Jack London, en este tenor, fue corresponsal de guerra en variadas ocasiones. No obstante, deja clara su postura indiscutiblemente socialista y consolida su aprobación y simpatía por la causa revolucionaria en México cuando en 1911 escribe el relato breve The Mexican, una historia en la que un boxeador mexicano costea las armas de la revolución con sus puños.

Siendo así, parece que Jack London vive una situación diferente durante su estadía en Veracruz y Tampico en 1914.

El total de sus artículos descansan en una de esas publicaciones que se han agotado, pese a que data de 1991, y se abandera con alguna editorial perdida en el tiempo, como los ladrillos de nuestro laberinto histórico: México intervenido. Reportajes desde Veracruz y Tampico, 1914 es el título del libro que, auspiciado por las fantasmales Ediciones Toledo, sólo nos deja citas al pie de sobre los trabajos de historiadores y ningún texto completo.

De Jack London, en primera instancia, sólo podemos ver los títulos en inglés de sus reportes para Coollier’s, The National Weekly, donde comparte páginas con corresponsales de guerra como Arthur Ruhl, James H. Hare y Julian Street, entre otros, y el texto íntegro en inglés de su relato Whose Business Is to Live, presumiblemente escrito en Tampico, inspirado en el incidente de allí y en la consecuente ocupación norteamericana del puerto de Veracruz.

Deja un comentario