Noticias

La polémica del autobús “homofóbico” en Xalapa

  • Sus defensores dicen que es de la “libertad”, pero busca negar derechos y restringir la educación sexual.

Tomando la idea que surgió en España, por parte de CitizenGo y HazteOir, en México se encuentra el “Autobús de la Libertad” dando recorridos para promover que la educación sexual sea otorgada únicamente por los padres, según el Consejo Mexicano de la Familia, quien organiza dicha gira en nuestro país. Sin embargo, ha resultado polémico, no solo por promoverse durante el Mes Mundial del Orgullo LGTB, sino por que quienes están a favor del famoso autobús, además de estar en contra de la existencia de temas específicos de sexualidad en educación básica, también intentan convencer a la población de que la diversidad de género es algo “perverso” que debe erradicarse, dando por hecho incluso que la comunidad LGTB está llena de gente tan malvada que “se quiere meter con tus hijos”.

Esto ha llevado a una gran indignación por parte de la comunidad LGTB y de quienes defendemos la tolerancia y el respeto por la libertad de ideas y creencias. Ya que una cosa es hacer uso de la libertad de expresión, derecho que poseemos todos, y otra cosa es hacer uso de esa libertad para discriminar, oponiéndose y negando los derechos de los demás, haciéndolos quedar como algo riesgoso para la humanidad, en especial con sus hijos.
Y es que resulta contradictorio que una cosa que promueve odio, rechazo y discriminación lleve en su nombre una palabra tan delicada como “libertad”, recuerda irónicamente a aquello que se llama “Ministerio del Amor” en la novela “1984” de George Orwell, que es todo menos amor.

Pensando en la libertad

Quedan en el aire muchos cuestionamientos contra esta cruzada: Al decir “¡Dejen a los niños en paz!” Y #ConMisHijosNoSeMetan:
¿También están considerando el riesgo por parte de aquellos líderes religiosos que han cometido actos pederastas, que están dentro de sus filas de “defensa” de la familia?
¿Qué hay de la evidente falta de educación sexual efectiva en casa, que ha llevado al incremento año tras año de embarazos de adolescentes?
¿Qué con respecto a enfocarse en mejorar la autoestima de los niños, fomentando el respeto hacia su propio cuerpo, sintiéndose libres de negar abrazos y besos a otras personas sin ser regañados por sus propios padres, evitando así acosos o violaciones?
¿Qué tipo de educación sexual es la correcta según estos padres, la de la intolerancia hacia la diversidad con tal de promover valores religiosos y conservadores?
¿Y qué con el uso de violencia hacia los niños para educarlos (o “disciplinarlos”, como dirían), asunto que promueven muchos de los mismos que están en contra de la libertad de género?
¿Han pensado acaso en el panorama al que se enfrentarán sus hijos en un mundo que será más radical, frívolo, insensible y extremista del que ya es hoy?
¿Qué va a suceder con aquellos niños cuyas preferencias sexuales sean distintas a las que su familia les marque como “correctas”? ¿Dónde va a quedar la verdadera libertad de decisión y de expresión de los hijos? ¿Cómo enfrentarán a sus padres a la realidad de sus decisiones? ¿A qué recurrirán para no sentir el rechazo y el abandono de estos?
¿La ignorancia en temas sexuales va a arreglarse con un autobús?
¿El autobús y sus giras van a erradicar la desaparición de menores?
Estas y más preguntas, que seguramente quedarán sin respuesta.

Llegan las visitas

Con todo ello, llegará el polémico vehículo color naranja al estado de Veracruz este fin de semana, realizando marchas en el Puerto, en Coatzacoalcos y el domingo en Xalapa; por iniciativa del Consejo Mexicano de la Familia, el grupo CitizenGo, HazteOir y el apoyo de la Arquidiócesis de Xalapa, así como de varias asociaciones religiosas y conservadoras.

Este es el autobús que circula en nuestro país en su versión original:

Este es el autobús español en su versión original:

Por último, ilustramos esta nota con unas imágenes del autobús en las que se muestra con humor la desaprobación hacia dicha campaña.

Deja un comentario