Navidad en familia

Publicada en Publicada en Jueves de Mariell, Opinión

Cuando escuchamos la palabra vacaciones involuntariamente se nos dibuja una sonrisa en el rostro, nuestros ojos tienen un brillo indescriptible, hasta el cuerpo se siente más liviano. Este es el efecto vacaciones.

Sin embargo, hay que saberlas aprovechar al máximo. Para ello, se necesita organización y comunicación con nuestro primer núcleo social, con el objetivo de fomentar la sana convivencia, divertirnos, relajarnos, cuidar de nuestra salud física y mental de forma colectiva.

Ahora bien, es propicio que en nuestro tiempo libre salgamos de la rutina y lo transformemos en momentos únicos y extraordinarios de la mano de nuestros seres queridos.


Pienso que es conveniente planificar actividades que sean de agrado de la mayoría de los miembros de la casa. Escuchar opiniones y gustos ayuda a construir un buen equilibrio y fortaleza en la comunicación del hogar.

Recordemos que en la cotidianidad, convivimos con amigos de la escuela y compañeros de trabajo la mayoría del tiempo. No obstante, con ellos tenemos mayores oportunidades de convivencia, a tal grado que nuestros amigos ocupen un lugar importante en nuestra vida y contemplarlos como parte de nuestra familia.

Sin embargo, con las personas de nuestra casa es diferente, se hace un poco más complicado adaptarnos a todos los horarios de los integrantes de la familia para hacer alguna actividad colectiva, dejamos por un lado la comunicación basada en el respeto y le damos prioridad a nuestros asuntos cotidianos. Tengamos en mente estas vacaciones o fines de semana a todos los actores que integran a la familia.
 No obstante, recordemos que en todo momento debemos demostrar cariño, paciencia, tiempo de calidad y amor desde el más chico al más grande.

Te invito a proponerte pasar el tiempo de las fiestas Navideñas salir de la rutina y arriésgate a conocer cada segundo a tu familia. Comparte momentos que te recuerden por qué te esfuerzas a diario. Cada uno de ellos son el motor que te impulsa a lograr grandes metas y siempre estarán a tu lado en los momentos más dolorosos y alegres.

Es necesario tener en cuenta que no se requiere hacer un viaje largo y costoso para lograr una asertiva convivencia. Hay diversas maneras de disfrutar a los miembros de la familia sin salir de la ciudad. Por ejemplo: En Xalapa podemos encontrar diversas atracciones de arte, cultura y turismo, también contamos con espacios para la recreación física. De igual forma, disfrutar de exquisita gastronomía local, o visitar los museos y parques que son icono Nacional y orgullo de nuestra hermosa ciudad de las flores.

Por añadidura, las tareas en casa son de suma importancia para fortalecer las relaciones familiares. Participar en los quehaceres del hogar de una forma dinámica y divertida, lavar el auto, contribuir en el baño nuestras mascotas, teniendo presente el ahorro del agua. También, conversar después de la cena y terminar el día con un juego de mesa pueden ser significativos para todos.

Te invito a analizar el por qué te esfuerzas diariamente en tu trabajo, escuela o deporte. Nunca olvides quién te acompaña en el camino de esa meta tan anhelada. Ten en cuenta que todos ellos necesitan de tu cariño, respeto y tiempo de calidad. En estas vacaciones hazles saber cuanto los quieres y la importancia que son para ti.
 Deseo que tengas las mejores vacaciones de tu vida y valores a las personas que se encuentran a tu lado. No importa si son muchas o pocas.

Te invito a disfrutar plenamente con tu familia los momentos mágicos de la navidad.

Mariell Díaz Zúñiga


Mis redes sociales:
Facebook: Mariell Díaz Zúñiga twitter e Instagram @dzmariell / @Juevesdemariell

Deja un comentario