Oferta Veracruz más de 10 zonas arqueológicas para la temporada vacacional de verano

Publicada en Publicada en Noticias
  • En el estado se encuentran tres de las culturas más importantes del país, la olmeca, totonaca y huasteca
  • Existen sitios históricos como El Tajín, Cempoala, Tres Zapotes, Castillo de Teayo y Filobobos, entre otros

Xalapa, Ver., 08 de julio de 2013.- Para este periodo vacacional, Veracruz ofrece además de sus playas y grandes espacios naturales, más de diez sitios arqueológicos de norte a sur de la entidad, que dan cuenta de tres de las culturas mesoamericanas más importantes de México, la olmeca, totonaca y huasteca.

Estas tres culturas dejaron un mosaico de construcciones y ciudades en las que aún se pueden admirar las creencias y los diseños arquitectónicos y artísticos que los caracterizaron y, por ello, estas zonas son visitadas por miles de turistas.

Cempoala es un sitio ubicado al suroeste de Xalapa a 43 kilómetros del puerto de Veracruz, considerado uno de los más importantes de la cultura tototaca por albergar construcciones y monumentos arqueológicos como el Templo de la Luna y el Templo Mayor.

Quiahuiztlán, mejor conocido como el sitio de la lluvia, se encuentra cerca de Nautla y es un sitio que estaba destinado a la vigilancia y protección; aquí se encuentran numerosas tumbas erigidas como templos, restos de pirámides y un juego de pelota.

Asimismo, a 25 kilómetros de Catemaco entre la sierra de Los Tuxtlas y el Río Papaloapan, está Tres Zapotes, un lugar que habitaron los olmecas, y de gran atractivo para todos los que buscan disfrutar de la cultura, pues cuenta con una enorme cabeza olmeca y una estela que contiene información sobre el sistema de numeración de barras y puntos.

Cerca de Tuxpan se localiza el Castillo de Teayo, que era empleado por varias culturas indígenas y donde se puede admirar una enorme pirámide, que representa un valioso monumento al desarrollo alcanzado por los pueblos mexicas y huastecos, compuesto por dos elementos arquitectónicos: el basamento piramidal y el cuarto o habitación dedicado al templo, que se encuentra en la parte superior.

Para quienes desean conocer sobre los olmecas, en San Lorenzo Tenochtitlan podrán conocer un impresionante museo que alberga piezas originales de esta cultura, ya que este sitio es considerado uno de los principales centros ceremoniales, donde fue encontrado un gran número de cabezas olmecas.

El estado también cuenta con el sitio arqueológico Filobobos, que representa vestigios de por lo menos seis sitios arqueológicos, entre los que se encuentran Cuajilote con una ocupación constante hasta el año 800 D.C. y Vega de la Peña.

La zona de Vega de la Peña se conforma de una serie de estructuras compactadas en conjuntos de diferente dimensión y jerarquía, separados por amplios espacios sin evidencia de ocupación. El grupo social que se desarrolló aquí muestra rasgos multiculturales de mayas, olmecas, huastecos, totonacos y toltecas.

A través de los análisis de materiales se han identificado vínculos antiguos con Oaxaca y el área maya, hacia el Clásico con Teotihuacán y El Tajín, y finalmente con Tula y la Cuenca de México.

Asimismo, en el municipio de Martínez de la Torre, El Pital muestra una construcción de estructura piramidal, quizá uno de los hallazgos más antiguos de civilizaciones indígenas.

La zona arqueológica Cuyuxquihui, localizada en el Valle de Tecolutla, cerca de El Tajín, y a dos kilómetros del poblado Paso del Correo, se han identificado estructuras arquitectónicas similares a fortificaciones, por lo que se cree que en este sitio  se suscitaron conflictos entre grupos.

Además, en la entidad se encuentra Las Higueras, importante ejemplo de la cultura totonaca, el cual cuenta con dos edificios y dos cuerpos piramidales, cuyos sistema constructivo consistió en colocar un núcleo de tierra, recubierto de piedra bola de río o canto rodado, amarrado con argamasa hecha de cal, de concha, de ostión o almeja quemada; se ubica a dos kilómetros antes de llegar a Vega de la Torre.

La zona arqueológica de El Tajín

Designada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia  y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad, la zona arqueológica de El Tajín, ubicada a 13 kilómetros del municipio de Papantla, es uno de los principales atractivos culturales de la entidad. Con una superficie de 1.5 kilómetros, cuenta con 168 edificios de la cultura totonaca, así como con monumentos, templos, palacios, altares, pirámides y juegos de pelota.

Mediante el uso de tecnología basada en la combinación de sensores remotos y de teledetección, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) detectaron nuevos vestigios ocultos como son: tres canchas de juego de pelota, un par de edificaciones denominadas balcones y un área habitacional de más de mil años de antigüedad.

Con la localización de estas tres nuevas canchas de juego de pelota, asciende a 20 el número de este tipo de estructuras en El Tajín y esta cantidad podría aumentar con las siguientes investigaciones, lo que hace de esta zona un lugar de mucha historia.

La investigadora de la zona arqueológica de El Tajín y especialista en Sistemas de Información Geográfica y Sensores Remotos, Guadalupe Zetina Gutiérrez, informó que dicha tecnología de vanguardia es aplicada por primera vez en México, por lo que para este 2013 se espera continuar con el inventario y la obtención de más información sobre estos vestigios.

Deja un comentario