Reciben Turistas equinoccio de primavera en Cumbre Tajín

Publicada en Publicada en Noticias
  • Con los brazos en dirección hacia el cielo, los turistas recibieron el cenit del sol frente a la pirámide de los nichos, la más bella de Mesoamérica

El Tajín, Mpio. Papantla, Ver., 21 de marzo de 2014.- Con ropa clara y la intención de tomar los rayos del sol como símbolo de energía, miles de turistas se dieron cita en la zona arqueológica del Tajín, lugar que se mostró abarrotado por la llegada del equinoccio de Primavera.

Desde temprana hora, familias completas asistieron a la zona, donde aprovecharon para admirar los más de 20 edificios que comprende la ciudad del trueno y tomarse fotografías.

Niños, jóvenes y adultos reposaron y tomaron toda la energía posible para continuar el resto del año de una manera positiva y con buena vibra. De igual forma, se mostraron emocionados por compartir con el Consejo Supremo Totonaco el ritual de la prosperidad y bienestar, que está relacionado con los Dioses del Totonacapan y las fuerzas cósmicas.

Con los brazos en dirección hacia el cielo, los turistas recibieron el cenit del sol frente a la pirámide de los nichos, la más bella de Mesoamérica por contar con 365 nichos. Con oraciones, agua bendita y semillas, es como los abuelos totonacos pidieron a los superiores, seguridad, abundancia y un camino de bonanza.

La zona arqueológica ofrece el espectáculo nocturno Tajín Vive, el cual muestra a través de magníficos efectos de luz y sonido, la historia de esta bella región, orgullo de todos los veracruzanos.

Para quienes desconocen el término equinoccio, este se relaciona con la coincidencia del sol en el plano del ecuador terrestre y significa noche igual porque es el momento del año en que noche y día duran exactamente lo mismo. Por ello es que año con año Cumbre Tajín recibe a miles de turistas pues todos desean cargarse de buena energía y mostrarse amenos a la llegada de la primavera.

La zona arqueológica fue nombrada por la Unesco en 1992 como Patrimonio cultural de la Humanidad.

Deja un comentario