El Comentario del Samurái

Red Evangélica de Veracruz, homofobia y corrupción

Publicado el

Este fin de semana pasado será uno que seguro recordarán con dolor y llanto dos personas que, sin saber lo que lograrían, la semana pasada intentaban forzar la atención de las personas de limpia moral hacia el tema de las uniones conyugales entre personas del mismo sexo.

La ley de convivencia tiene años tratándose en los círculos políticos y en las familias del Estado de Veracruz. La situación es sencilla: puede que no todo mundo esté de acuerdo con el modo de vida LGBT, pero quienes lo practican son personas, ciudadanos y todos ellos humanos. La homosexualidad, bisexualidad, transexualidad y travestismo son prácticas personales y privadas de quienes las practican (como lo es la heterosexualidad para quienes la practicamos); pero nuestros derechos deben ser los mismos, porque somos personas. Además de todo lo sexual, existe otro punto metido a fuerza en esto de la ley de convivencia: la religión. Y es que muchos que practican alguna religión consideran que su libro sagrado (principalmente la Biblia) tiene más peso legal que la misma constitución y la carta universal de derechos humanos.

En Estados Unidos, por ejemplo, las discusiones religiosas llegan al congreso de la unión para que en las universidades se enseñe como “ciencia” todo el tema de la creación; de verdad, hay quien quiere que se enseñe que “científicamente” Adán y Eva vivieron con dinosaurios en un mundo plano creado en 7 días de 24 horas. En nuestro Veracruz querido, los religiosos piden que se tome en cuenta la Biblia como ley que impida la unión civil de personas del mismo sexo para protección económica, derechos de salud y herencia. Los religiosos llaman a ello “defender” la naturaleza de la familia.

Y aún bajo el contexto de que nuestro estado y país se rigen por leyes laicas, los religiosos evangélicos se han sabido meter a las grandes ligas de la tranza para obtener beneficios económicos.

Aquí debo hacer una pausa y decir, para que mi conciencia quede tranquila, que yo mismo procedo de orígenes evangélicos. Por ello mismo, se que hay cosas que se pueden y otras que no se pueden hacer. Básicamente, las funciones religiosas no se mezclan con las laborales y económicas; no es por cosas de ética solamente, o de moral; la razón principal es porque hay leyes que respetar en nuestro país y la historia nos enseña que la mezcla de religión y política nunca es buena.

Así pues, la semana pasada, Guillermo Trujillo y pastores de la Red Evangélica de Veracruz fueron a solicitar al congreso que se abandone el tema de la Ley de Convivencia y que, en cambio, se acepte la entrada de una propuesta de ley que “defienda a la familia”. La pregunta sería ¿la familia de quién? Los medios se han encargado de aclararlo.

La familia que se quiere proteger, económicamente, además, es la de Vicente Hernández Martinez; ingeniero químico dedicado a las pláticas motivacionales.

No agregaré nada más a las investigaciones que han sido dadas a conocer en este fin de semana por Salvador Muñoz (Evangélicos, Gays y Diputados) y por Armando Ortiz Ramírez (Guillermo Trujillo y Vicente Hernández, Fariséos Hipócritas), siendo esta segunda investigación publicada a dos primeras planas por Newsver (en formato impreso). Esta última publicación, con documentos precisos donde se detallan los depósitos que el IVEA hacía hace unos años a Vicente Hernández por cargo de charlas motivacionales, un taxi que regaló Fidel Herrera Beltrán a la esposa de este motivador de petatiux y otros negocios similares. Ambas lecturas son muy precisas y detallan cómo estos dos malandros se han dado vida de señores a costa de la fe de otros y las malas mañas que les son naturales. Lo digo en tono completamente periodístico.

Sin embargo para reforzar lo ya conocido, debo de compartir algunas cosas adicionales. Esto para entender qué tiene que ver Hernández con Trujillo.

Guillermo Trujillo es el líder de una de las Asociaciones Evangélicas del estado; la suya se llama Red Evangélica de Veracruz y se forma de los pedazos de otros grupos religiosos de distintas iglesias evangélicas, como el CRIEV (consejo representativo de iglesias evangélicas del estado de Veracruz), donde Guillermo Trujillo fungía también como director y Vicente Hernández como consejero y coordinador. Las pugnas constantes de estos dos hombres, como su mala fama lograban constantemente que los demás pastores cuestionaran su liderazgo. Ello llevó a la creación de esta red de iglesias en años recientes.

Guillermo Trujillo no es pastor. Así lo testifica el pastor Carlos Othón Flores González en carta escrita a alcalorpolitico.com junto con otros detalles de la desconfianza que genera en la comunidad esta persona. No cuenta con estudios teológicos o de seminario, por lo que tampoco está ordenado como ministro de culto. Es a todas luces, un ministro “laico”, o debería serlo, esto, si fuese representante de alguna iglesia con registro. Pero no lo es. Es allí donde entra Vicente Hernández, a quien en la política se apoda “el mapache” por su pelo blanco, ojeras muy oscuras y los malos hábitos que se le rumoran. Vicente Hernández se autonombra pastor del Centro Cristiano Renuevo, centro de culto sin registro ubicado en Río Papaloapan 34 (Rafael Murillo Vidal), 91069 Xalapa, Veracruz, como se ve en esta liga de Foursquare.

Captura de pantalla 2014-05-12 01.44.45Renuevo no es una iglesia. No cuenta con registro como Asociación Religiosa ni como Asociación Civil. Por tanto, es una entidad inexistente y como tal, no debería manejar finanzas, sin embargo, cada domingo solicitan diezmos y ofrendas. Las finanzas son una parte importante de la doctrina que enseña en su iglesia este pseudo pastor, como se puede ver en las entradas de su cuenta de Facebook, dónde se lee: “Dios ama la abundancia de sus siervos Cristo es mi Libertador Financiero Gracias Mi Dios por sacarme de la Pobreza , ahora mi destino es la Abundancia para poder bendecir a otros que estan a mi alrededor Dios te ama yo tambien”.

Sin embargo, como se ha descubierto en las investigaciones recientemente publicadas por compañeros periodistas, este hombre realmente vive como millonario a expensas de donativos políticos.

La “iglesia” sin registro, es la máscara para contactar a los políticos que le harían ganar cientos de miles de pesos.

Es posible que Guillermo Trujillo niegue su relación con Vicente Hernández, pues esto haría caer toda su red de influencia económica y política. Pero ello es innegable. La familia completa de Trujillo asiste con Vicente Hernández, a quien en esta captura de Facebook vemos comentando en su estado, donde la esposa de Guillermo Trujillo, Gloria Esther Oliver Pérez, lo llama “su querido pastor”.

Captura de pantalla 2014-05-12 01.46.06

Es entonces muy claro que, la mano que mece la cuna de la Red Evangélica de Veracruz, es Vicente Hernández, “pastor” de Guillermo Trujillo y quien no tiene peso moral o teológico para representar a ningún pastor. Muchos pastores han sido engañados por estos dos hombres. Muchas familias han sido defraudadas y forzadas a razón de “castigos divinos” para depositar diezmos y ofrendas en una iglesia inexistente. Tenemos testimonios de personas que, por temor, nos piden guardar sus identidades, pero que han sido amenazadas por ellos por cuestiones económicas. Hernández, tiene una A.C. que no está relacionada con su iglesia, salvo para las cuestiones que implican la organización de eventos para los que solicitan donativos a políticos por miles de pesos. Hace más de un año, el mismo Guillermo Trujillo me confesó en entrevista grabada, que solicitó a la entonces Munícipe Elízabeth Morales la condonación de impuestos por la organización de un millonario concierto en esta capital. La venta de taquilla reportada en esa ocasión, el 4 de julio de 2012 en el Colón. Las entradas tuvieron entonces un costo de,  Bronce: $220.00, Cancha: $220.00, Plata: $330.00, Oro: $430.00 y Diamante: $550.00. El evento, lo inauguró la misma Elízabeth Morales, a quien no tuvieron problema en invitar pese a sus relaciones “cuestionables”, bajo las normas de quienes la invitaron.

Mapa_de_asientos_Marcos

Y por último, por si aún quisieran negar sus relaciones entre ambos, Trujillo y Hernández, y además, negar la relación con Fidel Herrera, no podemos perder de vista este video, donde se muestra el afecto que le rendían al natural de Nopaltepec. Muchos los conocemos. Mucha gente ha sido lastimada, defraudada o engañada por ellos y ahora han llegado hipócritamente al Congreso del Estado a intentar regular la vida legal y los derechos de los veracruzanos. ¿Se les debe permitir, o en su lugar, como Trujillo solicitó, se castigará la corrupción, en este caso, de ellos?

Deja un comentario