Noticias

Talleres de arte y naturaleza, una propuesta exitosa del IVEC

Publicado el

La naturaleza, el arte y la conciencia del entorno con la eliminación apropiada de la basura tecnológica, fueron algunos de los temas centrales abordados en el 4º Festival Niñas y Niños por la Naturaleza y el Arte, organizado por el Gobierno del Estado de Veracruz a través del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), con diversos talleres ofrecidos a los pequeños en el Jardín de las Esculturas.

Con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el festival contó con la participación de niños desde edad preescolar, que tuvieron la oportunidad de reforzar vínculos con un contexto ambiental que cada vez requiere mayor atención.

Por lo anterior, se considera esencial incentivar la interacción con temas ambientales desde épocas tempranas. Requieren saber, por ejemplo, que el consumo puede ser racional desde el cultivo de plantas medicinales que también funcionan como condimentos culinarios, lo que permite evitar la ingesta de alimentos exageradamente procesados, así como sanar afecciones comunes como un resfriado o indigestión, derivando en un ahorro de recursos y bienestar físico por las cualidades terapéuticas de las plantas, con pocos requerimientos de espacio y cuidado.

Así lo narró en entrevista Manuel Hernández Démanos, quien está a cargo del vivero San Francisco, ubicado en el municipio de Jilotepec, a 200 metros del panteón. “Trajimos plantas aromáticas y curativas como tomillo y orégano, té cedrón, manzanilla y vaporub. Las propiedades de las plantas, en algunos casos, son iguales a uno de los ungüentos más socorridos por las familias, tan sólo con machacar las hojas en alcohol”.

Sin embargo, lamentó que a pesar de lo sencillo, las personas no aprovechan las propiedades de las plantas. Expresó que la interacción con el público asistente al Jardín de las Esculturas fue muy bonita, “los niños que nos tocaron son muy activos, se ven interesados y además tienen conocimiento de las plantas, es bueno ver que sí les han inculcado esto”. Al final, dijo que se llevaron sus respectivas macetas para que ellos en casa o en la escuela las sigan cultivando.

Otro de los talleres que demostraron que es posible divertirse mientras se aprende, fue el de reciclaje de basura tecnológica, impartido por Adriana Álvarez, vicepresidenta de la Fundación Bizarro, quien compartió algunos aspectos de su experiencia: “Se les enseña a los niños que los aparatos electrónicos también contaminan. Lo ideal es dejarlos donde la gente los recupere, por ejemplo en la fundación, donde se separan plásticos, metal, electrónicos y baterías, mismas que se destinan a dependencias que las necesiten. Otras van a contención y en el proceso, los niños aprenden”.

Los rostros asombrados de los niños en pleno descubrimiento también fue suceso frecuente en el taller de pintura a cargo de la artista Lorena Bonilla, quien además imparte clases de pintura en el Jardín de las Esculturas los lunes y miércoles de 16:00 a 18:00 horas, de manera permanente y que este año se cumple una década de llevarse a cabo.

A decir de la tallerista, entre las actividades que realizaron los niños destacan el manejo del color en técnicas como el abstracto y la impresión en tinta negra, pues ofrecen resultados tan impactantes como las reproducciones que hicieron de los grandes maestros como Vincent van Gogh, pasando por ejercicios al pastel basados en imágenes de un contexto social determinado.

Del acervo que generó este taller a lo largo del mes de actividades en el festival, se seleccionaron 30 piezas producidas por niños de cuatro a 15 años de edad para exhibirlas los últimos días del taller.

Deja un comentario