Tlacotalpan, cuna de la cultura jarocha

Publicada en Publicada en Noticias
  • Talleres, presentaciones de libros y discos, talleres de zapateado y grupos musicales de gran calado, en la fiesta centenaria a la Virgen de La Candelaria
  • Grupos como Son de Madera, Cultivadores del Son y Mono Blanco subieron al escenario principal y dan un nuevo impulso al son jarocho tradicional para reafirmar su calidad de patrimonio humano

Tlacotalpan, Ver.- Con diversas actividades culturales iniciaron las Fiestas de La Candelaria este año, la cual ha reunido a miles de turistas e interesados en las diferentes disciplinas y actividades que se desarrollan en el marco de la celebración de la Virgen de Tlacotalpan.

Año con año, las festividades dan nuevos bríos y relanzan a confines lejanos la cultura jarocha en todas sus expresiones, así, Tlacotalpan se vuelve un epicentro cultural, la marca de una pauta que, en mucho, continúa generando eco durante los meses subsiguientes.

Así, en el Auditorio de la Casa de la Cultura Agustín Lara se llevaron a cabo talleres de zapateado para quienes deseen al menos, tener contacto y conocer de cerca y a través de su propia experiencia la danza regional, uno de las facetas más importantes y llamativas del mundo jarocho.

También fueron presentados el libro De lo qué sé, de Juan Miguel Centeno, las grabaciones en discos compactos, Compilado Jarocho, del Colectivo Altepee; Tlacotalpan, un son que viste a Veracruz, producción a cargo de Radio y Televisión de Veracruz (RTV); José María Álvarez El Pariente y acompañantes; Traigo la brisa en la voz, del grupo La Floresta; Senderos, de Honorio Robledo; Son Jarocho en Tolosa, del grupo Grifolklor, y Caminante, de Los Chilaquiles Verdes.

A las cuatro de la tarde, autoridades estatales y municipales cortaron el listón inaugural que permitió el inicio de la cabalgata tradicional; se trata de una marcha a caballo que recuerda a los peregrinos que montando sus bestias llegaban de diversos puntos de la región para adorar a la Virgen de la Candelaria.

Jóvenes y adultos desfilaron por la calle principal, Cayetano Rodríguez Beltrán, acompañados por la bandas de la Marina-Armada de México y de la Bicentenario, en medio de aplausos y gritos de algarabía de los miles de asistentes que presenciaron la cabalgata de más de 600 jinetes, hombres y mujeres, de todas las edades.

Además, la música jarocha dejó sentir desde temprana hora con la presentación del grupo Son de Madera que lidera Ramón Gutiérrez, quien se congratuló porque el son jarocho vaya ganando los espacios principales en escenarios locales, estatales e internacionales.

En todo momento, el público no paró de cantar sones como Los Juiles, Chiles Verdes, La iguana, que son del gusto popular y melodías emblemáticas de nuestra tradición jarocha. Por espacio de una hora estos músicos maduros regalaron su arte lo asistentes el escenario principal en la Plaza Los Jarochos.

Posteriormente, el grupo Cultivadores del Son, provenientes de Playa Vicente, cantó y compartió con el público su estilo campesino tradicional de tocar el son. Ritmos más lentos y acompasados, con una mayor cadencia que facilita el baile y que en medio del descenso de la temperatura la gente lo bailó en sus lugares.

“El son ya es un patrimonio nuestro, llevamos años, compartiendo esta música con todos ustedes, nuestra música, la música de Veracruz” dijo uno de sus integrantes.

Para finalizar, el grupo Mono Blanco se apostó en el escenario y con sones como el Balajú, el Ahualulco y La guacamaya; puso a bailar y cantar a todo el que quiso dejarse bañar por su manera de interpretar el son jarocho.

Es el primer día de actividades de las Fiestas de La Candelaria y el tumulto de turistas y paseantes es inmenso, la ciudad vibra, canta, goza, disfruta de nuevo como hace más de 200 años el gusto de festejar a la Virgen que llegara a la localidad en el siglo XVIII.

Deja un comentario