Una sonrisa, la llave maestra en nuestra sociedad

Publicada en Publicada en Jueves de Mariell, Opinión

Por Mariell Díaz Zúñiga

En estas líneas, les quiero compartir mi punto de vista sobre un aspecto esencial que hace que nuestra vida tenga diversos matices de felicidad, afortunadamente nuestro rostro posee 43 músculos que hacen funcionar a una herramienta maravillosa. La sonrisa es una de las obras mas hermosas que tiene el ser humano. Dejemos de lado, si nuestros labios y dientes no son los más estéticos, en mi opinión, el sonreír es un reflejo del alma, cuando lo hacemos desde el corazón y con un alto nivel de franqueza hacia los demás.

La sonrisa es un lenguaje universal. En cierto modo es una comunicación mímica que tiene el poder de conectarnos desde nuestro interior con una o más personas, y en la sociedad es representada como un símbolo de aceptación, agradecimiento o el simple hecho de demostrar amabilidad y un grado de sensibilidad hacia los demás.

Como dice el proverbio escocés: “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz”, porque con ella radiamos parte de nuestro ser y compartimos una pequeña esencia transformada en energía y hace contagiar a los demás de felicidad.

Cuando sonreímos, a parte de sentir fiesta en nuestro corazón, también ayuda a la cura de malestares físicos; un articulo publicado por la UNAM de Carmen Sánchez Mora y María Emilia Beyer, menciona que las endorfinas son sustancias que actúan como analgésicos y tratamientos naturales con respecto a dolores que resultan crónicos en nuestro cuerpo, y estas las liberamos cuando reímos.

En la biblioteca de mi casa encontré un libro llamado “La expresión del rostro”, publicado en 1965 por el Dr. A. Vander, menciona las diferentes clases de risa, y como todos somos inigualables, nuestra risa es del mismo modo, el autor categoriza la risa en las siguientes categorías dependiendo nuestra fisonomía y forma de ser:
• Franca
• Abierta
• Incontenible
• Exagerada
• Atenuada
• Esbozada

También existen las risas que a mi parecer son las negativas, como la del desprecio, la irónica o la sarcástica.
A mi percepción, cuando reímos, todos emitimos sonidos que se traducen melodías llenas de felicidad, y eso hace que tengamos un motivo más para disfrutar cada instante de nuestra vida.

En conclusión, la risa es una explosión de sentimientos, tienes miles y ningún motivo para hacerlo, te invito a dejar fluir tus emociones y recuerda que nada ni nadie debe de impedir la magia de tu gran llave maestra…
¡Tu sonrisa!

Por: Mariell Díaz Zúñiga
Twitter: @dzmariell
Instagram: dzmariell
Contacto: dzmariell@hotmail.com


Deja un comentario